sábado, enero 06, 2007

resolución

¿cuales son las razones del naufragio?: la cotidiana soledad, la leñera oscura, un injusto castigo del que nadie te defiende, la sensación de abandono, de que te han echado de la camada, de que no eres igual al resto, de que no se te acepta en un lugar. La certeza de que no importas, de que si no estuvieras, casi no se te echaría en falta. El dolor espeso que nace justo en el centro del pecho y llega hasta las manos y las rodillas. El primer y el segundo y el tercero y el cuarto pensamiento de cada mañana: !otro día mas, no, por favor¡ Tomar aliento sin saber muy bien cómo y comenzar a andar un paso detrás del otro, para alimentarse bien, para pensar en comprar la comida necesaria para ese día, para dar al interruptor del aparato de radio, para coordinar el operativo que te permita hacerte de una vez el desayuno, para llevar a tu animal a la calle y mirar al cielo y verlo gris y sentir frio, pero sobre todo, y por encima de todo, mirar una vez más en el buzón de correos, aunque sabes que no hay carta, que aún no ha pasado el cartero, mirárlo, por si acaso, por si se ha producido el milagro, y desde algún remoto confín alguien envía por fín noticias, da aviso de que existe la salvación, que te confirme de algún modo que puedes lograrlo.

Sin embargo, mañana buscaré de nuevo en el horizonte el vuelo de las aguilas y las gritaré mucho, muy alto, hasta que me oigan desde arriba, y miraré también al acebo que conseguí revivir, que ahora está lleno de nuevos brotes, y que siempre me hace sonreir. Mañana veré la manera de darme un gusto, de hacerme un regalo, que he cumplido años. Juro que jamás, jamás, volveré a contemporizar con la intolorencia y con el abuso desde cualquier ángulo, bajo cualquier pretexto. Además he dicho adiós a la deslealtad cobarde, y a esa estulta soberbia que siempre es osada. Hay una brecha que ni mil puentes lograrían salvar. Me he hartado.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Si duda alguna, lo mejor que has escrito en mucho tiempo. Por cómo está escrito y por lo útil que nos resulta a nosotros, compañeros que jalonamos con nuestros pasos un camino que es forzosamente sólo tuyo.

6:05 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home