miércoles, diciembre 27, 2006

caramelos envenenados

Hace tiempo escuché en la radio una historia desasogante acerca de cómo al abrir una ventana, el viento hizo volar un sin fin de pequeños papelitos multicolores, que se perdieron para siempre flotando en el aire. Eran envoltorios de caramelo que, perfectamente alisados, habían sido almacenados durante años y años por alquien que había muerto. Al entrar en la habitación donde se atesoraba tal patrimonio, los deudos abrieron la ventana para airear el ambiente y, sin querer, echaron al viento los pequeños embalajes de los dulces que día tras día el pariente había ido guardando.
Una historía que me siempre me entristece, que siempre me recuerda lo efimero e incluso inutil que es todo...
¿son estas entradas al blog como esos pequeños papeles brillantes flotando en el viento del olvido?

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No lo son.

11:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home