jueves, marzo 01, 2007

Texturas


Soy tan afortunada de poder detenerme ante el tronco desnudo de un árbol centenario y captar esta belleza, para acto seguido contemplar el hilo de la luz que se extiende de un poste a otro y cruza la pradera. Hoy hacía bastante frío y el paseo no era precisamente agradable. Sin embargo, ya veis que he podido disfrutarlo.




1 Comments:

Blogger JM said...

Visto y leído. PRECIOSO TODO.
Quiero una Bombón yo también. Qué carita.

5:19 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home